Las bolas de pelo y cómo ayudar a tu gato a prevenirlas

Las bolas de pelo y cómo ayudar a tu gato a prevenirlas

La fisiología del gato está diseñada para ingerir pelo, de lo contrario no sería posible el acicalamiento, actividad que realiza con su áspera lengua todos los días. Cuando el gato traga pelo, su estómago lo transporta al intestino delgado y luego al intestino grueso para ser expulsado en las heces fecales, pero cuando es muchísima la cantidad de pelo ingerida, sus sistema digestivo “se ve a gatas” para expulsarlo formándose las “bolas de pelo” que se acumulan en el estómago dando lugar a irritación, vómito, inapetencia, estreñimiento e incluso obstrucciones intestinales.

Entonces….¿El problema es el acicalamiento?

¡Por supuesto que no! Olvídate de rapar a tu gato persa o prohibirle que se acicale, lo que pasa es que en hábitat naturales, el gato tiene mucho en qué restregarse y frotar su cuerpo para deshacerse de pelo muerto y no ingerirlo todo, pero en casa, carece de prados y plantas donde “cepillar su cuerpo”, por lo que termina tragando más de la cuenta y  esto ocasiona bolas de pelo.



¿Cómo ayudar a tu gato a prevenir las bolas de pelo?

  • Cepíllalo constantemente, si es de pelo corto, al menos dos veces por semana. Si es de pelo largo, diariamente.
  • Revisa la alimentación de tu gato y pídele al médico veterinario ayuda para incluir/reforzar un poco la ingesta de fibra.
  • Dale pasto para gatos, que además de nutritivo, es altamente digestivo y ayuda a evacuar adecuadamente esas molestas bolas de pelo. En Mirringa Mirronga te ofrecemos un kit verde compuesto por dos matitas y un paquete de semillas en cajita decorativa.

Y recuerda:

  • Jamás debe parecerte normal que tu gato vomite bolas de pelo semana a semana, en tal caso es indispensable una evaluación veterinaria.
  • Tampoco se te haga normal que tu gato se acicale excesivamente, es decir, verlo todo el tiempo acicalándose al punto de producirse calvicies. Un animalito que se acicala excesivamente puede estar enfermo y lamerse donde siente dolor o puede estar desarrollando una conducta compulsiva producto de estrés, cambios bruscos o aburrimiento, entre otros, ¡observa muy bien y en tal caso acude al etólogo! Contáctanos para asesorarte.

Escrito por Ana Gallo. Etóloga U del CES.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

Productos

¡Lo más vendido!

Selecciona tú ciudad

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Reiciendis, et reprehenderit eaque praesenm volupte!