Cachorro o adulto, ¿a qué edad adoptar un gato?

Cachorro o adulto, ¿a qué edad adoptar un gato?

Antes de adoptar un gato y sobre todo cuando quieres llevar a cabo una adopción consciente y planificada, surgen muchísimas inquietudes entre las cuales hay una infaltable: ¿qué es más conveniente, adoptar un cachorro o un gato adulto?

Depende...

… De lo que quieres: si tu deseo es educarlo y ayudarlo a moldear su personalidad porque quieres que sea sociable, no sea tímido ni miedoso... O por el contrario, preferirías recibir un gato ya “aprendido” y con su personalidad definida.

… De tu estilo de vida: si gozas de mucho tiempo para dedicar a sus cuidados , a educar sus hábitos y tolerar las pilatunas propias de un cachorro, o tu estilo de vida agitado requiere un gato más aplomado y aconductado.

… De si es o no tu primer gato porque si es el primero, tu elección debería basarse meramente en tus preferencias, pero si ya tiene un gato, conviene revisar qué compañero le pondrás, recuerda que el gato es sumamente territorial y en consecuencia, si tienes un gato joven y juguetón le convendría un cachorro cuyo objetivo primario es el juego y la exploración en vez de la territorialidad. Pero si el gato que tienes es muy adulto, otro adulto de conductas moderadas le vendría mejor, ¿no lo crees?

Adoptar un cachorro significa...

Que desconoces cuál será su personalidad, sin embargo, si conoces la personalidad de sus progenitores y realizas con él un buen trabajo de socialización durante sus primeros meses de vida, podrás augurarle excelente personalidad.

La gran ventaja es que vivirás todo su proceso de crecimiento y madurez, lo acompañarás en cada etapa disfrutando cada nuevo aprendizaje, pero debes tener en cuenta que los cachorros son en extremo enérgicos y traviesos, su instinto explorador y su afán por descubrir su entorno los vuelve inagotables. Y su tamaño y alta actividad, exigen redoblar las medidas de seguridad, atención y cuidados.

Adoptar un gato adulto significa...

Que ya posee una personalidad y conductas definidas dado que es durante su primer año de vida donde se desarrollan, pero esto no necesariamente constituye una desventaja, al contrario, conocer de antemano cómo es el gato, puede facilitar tu elección si contrastas dicha personalidad con tu estilo de vida y tus preferencias.

Y si a lo anterior sumamos precedentes como: que el gato ha sido rescatado o vive en un hogar de paso o refugio, o ha sido víctima de maltrato, será con seguridad un animalito ávido de cariño y atención, que si encuentra en tu casa un hogar seguro y amoroso, se adaptará más rápido y responderá a los afectos humanos en igual medida.

¿Te quedó claro cuál es la decisión correcta?

¡La opción que prefieras teniendo en cuenta los aspectos mencionados! No obstante, es fundamental que comprendas que adoptarás “un gato”, no un bonsai o un peluche para acariciar, sino un felino y es vital para su bienestar que pueda expresarse como tal y desarrollar su felinidad de forma libre y segura dentro de tu hogar: curiosear, explorar, cazar (jugar a hacerlo), corretear, rasguñar, esconderse, maullar...

Y recuerda que si vas a adoptar un gato y te embargan las dudas, en Mirringa Mirronga tenemos un servicio muy especial para ti, se trata de nuestra CONSULTA PRE-GATO, una cita en la que nuestras etólogas te ayudan a elegir el gato que más se ajusta a tus expectativas y te entrenan sobre todos sus cuidados básicos.

Escrito por:

Ana Gallo. Etóloga U del CES.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

Productos

¡Lo más vendido!

Selecciona tú ciudad

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Reiciendis, et reprehenderit eaque praesenm volupte!