¿Qué necesita un médico o especialista, que le cuentes de tu gato?

¿Qué necesita un médico o especialista, que le cuentes de tu gato?

Cuando necesitas acudir con tu gato al médico veterinario, etólogo o determinado especialista, la voz de tu gato eres tú y depende en gran medida de la claridad con la que tú le suministres la información, obtener un diagnóstico acertado. Recuerda además que, cuando tu gato se encuentra en problemas, el tiempo apremia.

Ofrece el mayor nivel de detalle posible

Cuanta más información detallada ofrezcas al profesional que atiende a tu gato, más contribuyes en acortar el tiempo y hallar un diagnóstico preciso.

Lo anterior parece obvio pero no lo es, ya que los propietarios de mascotas incurrimos frecuentemente en el error común de confundir “la información detallada” con nuestras propias interpretaciones o justificaciones de la situación y será de mayor utilidad si le cuentas al profesional en salud o comportamiento, los hechos tal cual sucedieron, para esto conviene mucho que tu observación reúna: lo que hizo tu gato antes de, durante la situación problema y después (recuerda que la situación puede ser un accidente, síntoma, conflicto o dificultad).

Información de valor sobre tu gato

Cuando acudas al médico veterinario, etólogo o profesional que asistirá a tu gato, en lo posible ten presente la siguiente información:

Plan sanitario: fecha de su última desparasitación y vacunación, mejor aún si llevas su carné.

Información básica: qué edad tiene tu gato, si es castrado o no, cuántos kilogramos tenía la última vez que fue pesado.

Historia familiar: cómo llego a casa, cuánto tiempo hace que convive contigo, qué conoces de su historia familiar.

Historia médica: qué enfermedades importantes ha sufrido tu gato durante su vida, cuándo fue su último tratamiento médico y por qué.

Alimentación: qué tipo de dieta tiene tu gato, cómo y dónde se alimenta, cómo es su apetito, quién se encarga de alimentarlo, si recibe comida casera, cuáles son sus snacks favoritos, cómo es su consumo de agua.

Eliminación: si tu gato usa bandeja arenera, con qué frecuencia la usa y cómo es su rutina de eliminación o si hay cambios recientes en la misma.

Entorno: dónde pasa más tiempo tu gato, si tiene acceso al exterior de la casa, si hay gatos forasteros que lo visitan. 

Personalidad e interacciones: cómo es su carácter y relación con los demás miembros de casa.

En este último punto es de vital importancia notar cualquier cambio de comportamiento en tu gato por sutil que sea, puesto que esta es la principal herramienta de comunicación del gato con el humano para indicar que algo anda mal o no se siente bien.

Escrito por:

Ana Gallo. Etóloga U del CES.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

Productos

¡Lo más vendido!

Selecciona tú ciudad

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Reiciendis, et reprehenderit eaque praesenm volupte!