Mi gato duerme demasiado

Mi gato duerme demasiado

La mayoría de personas con gato coincidimos en esta queja frecuente: “mi gato duerme demasiado de día, pero en la noche se aloca, ¿qué puedo hacer para evitarlo?”.

¡Vamos por partes!

¿Es normal que el gato duerma tanto?  

Sí, los gatos son muy dormilones y genéticamente están diseñados para pasar más de la mitad del día durmiendo. Un cachorro puede dormir hasta 20 horas al día y un gato adulto entre 12 y 16 horas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que solo el 25% del tiempo que tu gato duerme, lo hace profundamente porque el 75% restante, es de un estado de duermevela, en el cual tu gato incluso mantiene entreabiertos sus ojos y reacciona velozmente ante cualquier estímulo o cambio en el ambiente. 

Todo lo anterior se sustenta en la genética felina. Recordemos que el gato doméstico viene de unos antepasados que habitaban áridos desiertos (aún los felinos mayores lo hacen), razón por la cual es necesario protegerse de las altas temperaturas durante el día, dentro de sus guaridas, donde se pasan el tiempo durmiendo y reponiendo fuerzas para salir a cazar en la noche, con temperaturas más benévolas y cuando las demás especies duermen, lo que hace más fácil su trabajo de conseguir alimento. Esta información está grabada y vigente en nuestros mininos, por eso entre otras cosas, reciben el nombre de animales crepusculares, nocturnos, que se activan y alocan en la noche.

Pero, ¿debo permitir que mi gato duerma tanto? 

Dormir constituye una de las principales actividades de un gato, actividad que no solo disfrutan mucho, sino que está plenamente justificada en su proceso de evolución, en su fisiología y estilo de vida, recordemos también que la vida activa de un felino es la cacería, actividad en la cual se consumen rápidamente muchísimas calorías, pero además tengamos en cuenta que la dieta de un felino está basada en el consumo de proteína animal, así que sus procesos metabólicos también requieren mucho tiempo de descanso.

No obstante, el gato ha avanzado significativamente en su proceso de adaptación a la vida doméstica y por eso cada vez se adapta más a nuestras rutinas humanas, incluyendo nuestros horarios de descanso y como no tiene que cazar para conseguir su alimento, esto favorece su adaptación a las costumbres del hogar.

Entonces, ¿qué debo hacer para que mi gato no duerma tanto en el día y se aloque en la noche?

Ya sabes que es importante permitir que el gato duerma largas horas porque fisiológicamente lo requiere, es más, no solo debemos permitirlo sino favorecer sus rutinas de sueño, pero entonces ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Procura un ambiente apacible para que las rutinas de sueño de tu gato sean reparadoras. 

2. Ofrece a tu gato camas adecuadas para su descanso: un animal que duerme mucho necesita camas limpias, amplias acorde a su tamaño, blandas y además, conviene que tenga diferentes tipos de camitas, acabamos de ver que todo su sueño no es igual, así que para sus siestas ligeras probablemente tu gato prefiera camitas abiertas pero para sueños profundos, camas un poco más cubiertas y calientes. 

3. Ubica estratégicamente sus estaciones de descanso: alternando estaciones de descanso ligero en zonas más sociales de la casa con otras estaciones para el descanso profundo en lugares más reservados. 

4. Ubica los horarios en que tu gato se muestra más activo o dispuesto para la actividad y establece en dichos horarios, sus rutinas de juego. Las rutinas de juego de un gato doméstico deben ser instauradas por su tutor, es decir que no debemos esperar a que el gato nos solicite jugar o se ponga inquieto, sino que aprenda a esperar su momento de juego porque sabe que está garantizado de forma fija y diaria, por parte de su tutor.

5. Recuerda que el juego para un animal cazador consiste en observar el movimiento de la presa, perseguir, emboscar, atrapar. Utiliza objetos luminosos, brillantes, con sonidos que llamen su atención (sin que lo asusten). Y no olvides que no se trata únicamente de comprar y entregar juguetes, se trata de jugar con el gato simulando en todo momento, situaciones de cacería, por medio de los juguetes.

6. Cuando promueves la actividad física y mental de tu gato, ayudando a que mantenga activos sus sentidos (vista, olfato, oído, tacto), le estás facilitando canalizar adecuadamente su energía vital y esto promueve el equilibrio emocional del gato, permitiendo que el animal coopere con las rutinas humanas del hogar, sin perturbar los horarios de descanso ni caer en conductas inadecuadas como la hiperactividad nocturna o los comportamientos destructivos.

Recuerda que si tienes problemas de comportamiento en tu gato y no sabes cómo ayudarlo, cuentas en todo momento con nuestros servicios de consulta etológica. Escríbenos a través de whatsapp para agendar una cita y revisa las opciones de consulta aquí.

Escrito por: Elizabeth Gallo Arango, etóloga felina U del CES.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

Productos

¡Lo más vendido!

Información

Fabricantes

Sin fabricante

En oferta

Proveedores

No hay proveedores

Etiquetas

Selecciona tú ciudad

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Reiciendis, et reprehenderit eaque praesenm volupte!